La historia de Renán Almendárez Coello, es una de éxito sin fracaso. Desde aquellos primeros años en que sus ansias de progesar lo trajeron de Honduras, Renán supo de aquellos caminos solitarios del emigrado sin amigos. Su experiencia previa en la radio centroamericana y en Mexico, le permitieron empezar como maestro de locución, para luego, trasladarse a lo que era su sueño y el motivo de su vida: La radio. Primero fueron las pequeñas las que le abrieron las puertas, y luego, después de años de tremendous esfuerzos, llegó a las grandes emisoras de Los Angeles. Primero a la sombra de grandes estrellas, Renán fue implantando su estilo aprendido en su tierra. En poco tiempo conquistólos corazones de sus oyentes trascendiendo barreras de gusto y frontera. Renán se convirtió en el locutor de radio con la mayor fidelidad de oyentes en la ciudad. La audiencia lo escuchaba por horas enteras, pegados a sus radios. Riendo y sufriendo. El pueblo entendió que Renán hablaba como ellos. Con las mismas palabras, con sus ideas, con sus problemas.

NACE EL CUCUY
La popularidad de Renán se extendió como reguero de pólvora. El hombre sencillo y juguetón de la radio se convirtió en un héroe de los latinos en los Estados Unidos. Era el complemento perfecto del desayuno popular. El compañero alegre del camino. El antídoto a la fatiga. El aprecio por Renán llegó a tal punto, que en muchas fabricas de Los Angeles, los patrones pasaron órdenes estrictas prohibiendo a que los trabajadores escucharan su programa porque según ellos, "no paran de reírse y descuidan su trabajo". Así nació el cucuy. Fue un engendro del aprecio de la gente humilde y de la picardía e inteligencia de este hombre trabajador y sincero. Porque Renán no inventa ni sus risas ni sus angustias. Cuando el se preocupa por ayudar a alguien, es porque realmente lo desea. El realmente disfruta lo que hace. Cada mañana, desde las cinco, vive cada Segundo de su programa. Y a la salida, seis horas más tarde, Renán ha dejado en esa cabina, que es su mundo a veces real a veces imaginario, un poco de su vida.

EL CONSEJERO POPULAR
Cada día, son miles las personas que intentan hablar a su programa.
Todas ellas con las ansias de compartir su problema. De escuchar unas palabras de aliento. Alguna guía que de sentido a su vida. Esa luz que los puede alumbrar por el resto de sus días. En poco tiempo, entre chistes y ocurrencias improvisadas, Renán se convirtió en un consejero popular. En el alivio de los que sufren. En la única esperanzade vida para los desahuciados. En la única medicina de alegría para los incapacitados. Desde aquella señora postrada en su lecho con los pulmones perforados, al joven descerebrado que daba señales de vida cuando prendían la radio y Renán hablaba. El programa del Cucuy se convirtió en la tribuna de todos aquellos que no tienen micrófono. En aquel intercambio sin censura de la cultura del inmigrante latino en los Estados Unidos.

EL EXITO Y LA CONQUISTA DE HOLLYWOOD
Este estilo franco, alegre, campechano y sincero, basado en una impresionante capacidad de improvisación y sensibilidad para con sus oyentes, le sirvió a Renán como escalera sólida hacia el éxito en el mercado hispano más grande de Los Estados Unidos. Desde el lanzamiento de su programa por las mañanas, el Cucuy ha logrado un éxito sin precedents en la historia de la radio en español en este país norteamericano. El se ha convertido en el locutor más escuchado del país alcanzando niveles de sintonía nunca antes vistos, arrasando a su paso a todo programa incluyendo a aquellos que se transmiten en ingles.


Copyright © 2014 Cucuy.com. All rights reserved.